Padd y tú

Un estado de ánimo

La magia de una pasión

Aunque pensamos que la buena organización de la red, la elección de los productos, la variedad de las gamas, el tamaño de las tiendas o, incluso, la competitividad son la base de una marca eficaz y dinámica, hay algo que anteponemos por encima de todo: nuestra esencia.


En nuestras tiendas no encontrarás dependientes y dependientas con sonrisas comerciales ni con una cortesía programada. Te encontrarás a JR, Rachel, Laetitia, Yann y a todos los demás; hombres y mujeres con nombre y apellido, cara, vivencias, conocimientos y, sobre todo, una pasión que compartirán contigo al 100%.
No es nada extraño encontrarlos tomando un café con un cliente, desplazándose por la tarde para probar una silla de montar a domicilio o, incluso, balbuceando con un bebé (un futuro jinete enfundado en su bodie) para que sus padres puedan escoger con tranquilidad sus nuevas riendas.

En PADD, esta actitud no forma parte de una estrategia comercial, sino que la magia de la pasión por la equitación florece de forma natural. Esto se traduce en miles de vivencias para nuestros clientes, aficionados o profesionales, jinetes de CSO, de completo, de doma, horseball o de senderismo, apasionados de la equitación con edades comprendidas entre los 4 y los 77 años, etc. En definitiva, la esencia PADD.


Y esto es, justamente, nuestro mayor orgullo: compartir nuestra pasión contigo.